post-01
IMPLICANCIAS MACROECONÓMICAS DE LA TRANSICIÓN A LA ECONOMÍA CIRCULAR

El estudio considera cuatro diferentes sectores de cuatro países de América Latina.

La economía circular forma parte de la agenda de políticas públicas y de instituciones privadas a nivel mundial y va cobrando cada vez más importancia. El objetivo de este modelo es extraer el mayor valor posible de los productos, materiales y recursos, que éstos se mantengan en la economía durante el mayor tiempo posible, para reducir al mínimo la generación de residuos y cerrar su ciclo de vida. En la economía circular, los residuos no son vistos como desechos, sino como recursos, a diferencia del paradigma de la economía lineal de producción-consumo-eliminación. Promover la circularidad implica diseñar y fabricar productos que tengan una vida útil más extensa y que puedan actualizarse, repararse, reutilizarse, reacondicionarse o remanufacturarse, junto a la promoción de políticas que permitan aprovechar recursos secundarios y reciclar materiales de calidad. La aplicación de este concepto en países de América Latina y el Caribe se encuentra aún en una etapa incipiente. En la región se genera en promedio alrededor de 1 kilogramo diario de residuos per cápita. De acuerdo con el programa de Naciones Unidas para Medio Ambiente, tan sólo un 10% de los residuos generados son recuperados, infiriendo que una gran cantidad de valiosos recursos no son valorizados como productos y materiales que ingresan nuevamente al ciclo de vida. La información disponible en relación a la materia actualmente es escasa, incompleta y/o desactualizada, por lo que obtener una visión global acerca de los diferentes flujos de materiales y su potencial de aprovechamiento, resulta una tarea compleja. Ante este escenario, uno de los objetivos del estudio es construir un modelo que permita estimar los efectos macroeconómicos de la transición a la economía circular para diferentes países de Latinoamérica y estimar sus efectos sobre variables de interés como la distribución de empleos en distintos sectores, la huella climática/ambiental, la productividad, la relación con el sector externo (importaciones/exportaciones) y el Producto Interno Bruto (PIB). El proyecto también considera desarrollar cuatro estudios de caso que permitan entender mejor los efectos esperados de la transición en cuatro sectores seleccionados, que deberán ser distintos entre sí y situados en cuatro países distintos de Latinoamérica. La Unión Europea (UE) lidera las acciones en materia de economía circular y ha puesto en práctica un programa para convertirse en una economía eficiente en cuanto al uso de los recursos y con bajas emisiones de carbono (Comisión Europea, 2019). Esto tendrá repercusiones en los países con los que la UE coopera de manera estrecha como los de ALC. En este marco, existe una oportunidad para que en ALC se diseñe y fortalezca una estrategia propia de crecimiento circular.

PARTNERS